TRÁNSITO CIEGO

Valentina Marchant

Ilustraciones de Carolina Dominguez Ratto

En la poesía de Valentina Marchant lo ominoso parece emerger no al margen sino al centro, y lo hace además a pleno día. Su pesadilla no es la del insomne, se hace presente bajo la transparencia solar o, mejor, la opacidad solar, bajo una luz urbana y sucia que parece recubrir varias escenas del libro: "quiero verte aparecer a la siete y treinta de la mañana/ en alguna calle de Santiago" (pag. 55). Es lo visible lo que es expulsado de la mirada como un peso muerto: "ciega./ ciega al fin. Padre./ redimida" (Pag. 27). Los signos que regresan de un "territorio omitido", sea cual sea el destino que traigan consigo, no pueden ser leídos: "caen palomas muertas./ en la puerta de la casa sus mensajes./ cara o cruz./ se evaporan" (Pag. 45). Es el poder simbólico de la poesía chilena, la tradición de la intensidad a la que intenté aproximarme más arriba, echando apenas un vistazo, el que este libro carga consigo, y es eso lo que aquí comparece. La cita de Rosamel del Valle propone la constatación y el testimonio de un mundo que se acaba y cuyas palabras se desvanecen, un mundo que esta poética, rimbaudianamente, quiere destruir y que intenta reemplazar por otro, al menos por una búsqueda, por un tránsito: desenmascarar, develar, revelar una verdad última, detrás de todas las apariencias, la que tendría que considerarse como una experiencia de intensidad. No quiero escribir en círculos, como sin duda lo exigen el trabajo con la temporalidad y la insistencia en lo recursivo que exhibe esta escritura: este final, si es que hay un final para el libro, este Apocalipsis que se desmorona en Tránsito ciego, de Valentina Marchant, magnifica el poder intrínseco a toda gran poesía: poner el mundo y el tiempo en suspenso. Pero, ¿para qué? ¿Para redimirlo?, ¿para redimirse es que ella repite este "canto maldito"?

Javier Bello

Valentina Marchant (Santiago, 1988) Es licenciada en Literatura Hipànica (Universidad de Chile) y Licenciada en Educación (PUC). Actualmente cursa un Magister de Literatura en la Universidad de Chile. Durante el año 2010 es Becaria de la Fundación Pablo Neruda, y obtiene una mensión honrosa en el Concurso Literario UC, catergoría Poesía. El 2012 obtiene mención honrosa en los Juegos Literarios Gabriela Mistral por su poemario Tránsito Ciego.

Con Tránsito Ciego, la primera publicación de Valentina Marchant, Libros del Pez Espiral celebra la mudanza de la piel y los ojos que ven mejor vendados.

DESCARGA


 

Especificaciones:
23 × 16 cm / 68 pp.

 

Encuadernación rústica

 

Ilustraciones de

Carolina Dominguez

ISBN: 978-956-9147-10-4

Colección Pez Espada

Poesía

Pez Espiral, 2013